¿Conoces a la Casa de las Culturas de Zaragoza?

¿Conoces a la Casa de las Culturas de Zaragoza?

Zaragoza presume de un lugar de encuentro, ayuda, y divulgación de las Culturas del Mundo. Durante mucho tiempo esas culturas han estado conviviendo en esta acogedora ciudad.

Con motivo del programa de ayuda para los niños del mundo que pasan por la Casa de las Culturas de Zaragoza, se grabó un vídeo con entrevistas a personas de diferentes culturas, niños y adultos. Cuando el material estaba grabado me llamaron para editarlo y montarlo bajo ciertas premisas de la organización.

El material grabado en total medía más de 6 horas que tuve que resumir en 20 minutos aproximados.

Me ha encantado hacer este trabajo. Me ha acercado mucho más a las realidades de personas que por motivos diversos han tenido que salir de su país, y han decidido quedarse en Zaragoza, también por motivos varios. Pero sin duda uno de esos motivos ha sido el carácter conciliador de la gente de Zaragoza.

Te invito a que veas y escuches lo que personas de varias culturas tienen que decir.

Agradecer a la organización «Somos Arte«, «La Casa de las Culturas de Zaragoza«, y a Majo, quién me ilustró en la selección de la música.

featured image

El Arca Rusa de Alexandr Sokurov

El Arca Rusa de Alexandr Sokurov

Cuando me enteré, no recuerdo cómo, que había una película con una única secuencia, sin cortes, sin stop, sin la frase por excelencia símbolo del cine: ¡acción!, o apenas una sola vez para dar comienzo a toda la cinta, me dije: ¡tengo que ver eso!

Imagen destacada tomada de Filmin. Ver película.

El Arca Rusa, 2012, es un experimento fílmico con una puesta en escena soberbia. Casi 2 horas sin cortes en la grabación. Más de 2000 extras, 3 orquestas, 33 salas del Museo Hermitage, y una sincronización perfecta e increíble por el reto que supone empezar la película y no apagar la cámara hasta el final.

El Arca Rusa cuenta la historia de un personaje en conversación con alguien que puede estar vivo o muerto, a medida que avanza por el Museo Hermitage. Mientras tanto la historia de Rusia se va contando con algunos hechos relevantes en más de 300 años de Historia.

El film es excelente para cinéfilos y para aquellos que buscan aprender técnicas de cine viendo películas. El movimiento de la cámara es alucinante. Por ejemplo, lo que en otras películas suelen ser cortes o transiciones en postproducción entre escenas o tomas, aquí se sustituyen por planos medios largos sobre obras maestras del arte ruso, que bien son tiempos ganados para preparar los próximos pasos de la historia que se cuenta.

Existe un documental dónde Alexandr Sokurov es entrevistado y se cuenta cómo se hizo el Arca Rusa. Tenían pocas horas para grabar en el Hermitage, así que además el tiempo jugaba en contra. Puedes ver cómo se preparaban los actores, y cómo se preparaba también el único cámara encargado de encender la cámara una sola vez hasta el final.

Hay que advertir que este film no es para todos los públicos, ni se puede ver en cualquier momento. Hay que tener ganas de ver algo diferente, al estilo lento, lento, del cine ruso clásico. Y se debe conocer la Historia Rusa para entender la película, sino te será aún más lenta y poco entretenida.

Para apreciar los detalles de la vestimenta de época y del propio Museo Hermitage es recomendable una gran pantalla, y alta definición.

Si nos ponemos en la piel del director por un momento, podríamos comprender la magnificencia de esta película en su retos técnicos. Por un lado la perfecta armonía de sus actores y extras para no errar, contar la historia, ajustarse al guión. Por otro, la visión increíble de antemano para guiar la cámara escena por escena, por escaleras, por dentro de la orquesta del final. Imagino un ejército de técnicos detrás de la cámara moviendo luces, cables, micrófonos.

El Arca Rusa es una película asombrosa por su ambición de contar o resumir 300 años de historia rusa. Una maravilla.

La Página 1 del buscador Google

La Página 1 del buscador Google

Para quiénes observamos con detalle cada página de Internet, ya estaba claro que en la página 1 del buscador Google predominaban los productos comerciales del buscador ante los resultados orgánicos, aquellos que no son de pago, artículos de los millones de blogs y sitios del mundo que producen contenidos con frecuencia.

El profesor Enrique Dans ha elaborado una estadística de «espacios de información» de la página 1 del buscador basado en otra publicación semejante con otros baremos, y la conclusión es muy clara: » menos de una cuarta parte se dedica a los resultados naturales para determinados términos de búsquedas «, el resto es publicidad y productos de Google.

Seguir en Internet personas con grandes conocimientos en áreas específicas, profesores, académicos, como Enrique Dans, tiene el beneficio del aprendizaje, estar al día, conocer mejor cómo se mueve Internet. Y cuando alguien que no eres tú escribe un artículo bueno, interesante: lo justo, lo correcto, y lo ético, es reconocer la fuente de dicha información, tal como hago ahora con el profesor Enrique.

Se siente como una gran pérdida que el buscador principal de todos traicione la sencillez de sus resultados de búsquedas primando los resultados de pago, y sus propios productos como Maps y otros. Es decir, lo que más molesta, es la invasión de la publicidad en los resultados de búsquedas.

Google ya no sólo no entrega resultados de búsquedas sino que los «cataloga», «editorializa», según su criterio empresarial, y no tanto por el valor cierto o relevante de la información. Lo peor es que Google ha demostrado que sus usuarios (los que buscan y usan sus productos) no son tenidos en cuenta como quienes sustentan a la empresa.

Así, borró de un plumazo a Google Reader, en beneficio de Feedly (lector de noticias y feeds). Y es probable que de continuar así todos pasen a otros tipos de buscadores más sencillos y naturales como DuckDuckGo.

De momento, pensando en posicionar tus sitios web, olvídate de escribir y publicar para los buscadores. Escribe y publica para tus lectores.