featured image

Las Campanas de la Iglesia de Agüero

Las Campanas de la Iglesia de Agüero

Con este último post cierro el reportaje de fotos que no hace mucho hice a la Torre de la Iglesia de Agüero. Llega el turno a las Campanas de la Iglesia! Creo que el pueblo de Agüero es hermoso, y tiene grandes valores culturales y arquitectónicos como su Iglesia.

Uno suele ir, estar e irse, y muchas veces no repara en lo que se observa. De ahí mi interés documental en mostrar las cosas interesantes que hay, y que se pueden ver como información turística.

Camino al campanario, en posts anteriores, entramos por la puerta de atrás, caminamos por la Iglesia y subimos por la escalera de caracol (en una pieza de piedra) pasando por una estancia curiosa llena de símbolos iconográficos de la religión cristiana.

Allá arriba el pueblo de Agüero adquiere dimensión monumental, los Mallos y las Sierras cercanas presiden el paisaje.

Marketing del Ecce Homo

Marketing del Ecce Homo

Tengo mis dudas respecto a la nueva noticia que ha provocado Cecilia, la señora del Ecce Homo en Borja. ¿Existe un Marketing del Ecce Homo como tendencia?

Después del revuelo internacional de la pintura escuálida, los problemas con la justicia por la propiedad de la Marca, el vino como producto comercializado a raíz de la fama, y hasta camisetas…, llega la Agencia Milvueltas y ficha a Cecilia como representante de Marketing o directora de Arte.

Es lógico pensar que existe una oportunidad de Marketing para aprovechar el tirón del Ecce Homo y lanzar en realidad la Marca Milvueltas. Digamos, que es lícito. ¿Pero todo vale?

La contratación de Cecilia como responsable de Arte dice muchas cosas al resto de la sociedad. Por ejemplo:

  • ¿Es necesario cometer una estupidez, ser un friki, lograr el ranking internacional como trending topic para acceder a condiciones laborales decentes que un avezado del Marketing, o recién graduado no puede acceder?
  • ¿Qué dice la Agencia a los miles de desempleados capaces del Marketing y el verdadero Arte que engordan las listas del paro?

Sin embargo, esto no quita que la señora Cecilia tenga su oportunidad. ¿Pero habrían contratado a otra señora sin nombre en un pueblo perdido de no tener caché internacional? ¿Habrían encontrado «Arte» en la Tercera Edad de España si hubiesen buscado a conciencia?

No sé qué decir. O sí. Este es el cuento de «Las Mil Vueltas y una noche del Ecce Homo».