Juepincho, de tapas por Zaragoza

Juepincho, de tapas por Zaragoza

Cuando el año 2014 la crisis económica hacía estragos en Aragón, un grupo de bares en el casco histórico de Zaragoza, justo entre el barrio Heroísmo y la Magdalena, se unieron para ofrecer tapas y bebidas a un par de euros, habría nacido el Juepincho en Zaragoza.

Años después la idea se mantiene ya como tradición de tapeo vespertino en las noches de los Jueves en amplias zonas de la capital. Se estima que más de 50 bares se han unido al Juepincho ofreciendo tapas, unas más elaboradas que otras, pero económicas al fin y al cabo para que los zaragozanos tuviesen una opción aceptable de consumo.

Desde siempre, podría decirse, la zona de Heroísmo en Zaragoza fue espacio de reunión y marcha en las noches mañas, pero nadie sabe por qué la afluencia de público fue decayendo. Después de todo la gente lucha contra el aburrimiento y la monotonía, eso que se resume en «lo mismo de siempre». Así que el público se va moviendo de zona por la ciudad buscando bares nuevos, locales de marcha nuevos, o revisitan aquellos que de alguna manera se mantienen jóvenes.

Hay quién dice que el Juepincho está inspirado en movimientos parecidos que surgieron en Vitoria, San Sebastián y en Pamplona. Pero no podemos afirmarlo hasta que tengamos la ocasión de entrevistar a algún fundador del movimiento Juepincho en Zaragoza. Lo cierto es que la idea comenzó, y prendió.

Hoy muchos turistas que al estar en Zaragoza pasean una noche de Jueves por el centro pueden disfrutar de una rica tapa y una cerveza por dos euros.

Para el público de Aragón, a medida que nos pongamos en contacto con los negocios de Juepincho en Zaragoza, iremos modificando este post para irlo haciendo más interesante y útil.

Síguenos y mantente en contacto!

Puente del Ferrocarril en Zaragoza

Puente del Ferrocarril en Zaragoza

En 1870 se inauguró a bombo y platillo el Puente del Ferrocarril, en la Almozara, aquella zona que un día se llamó «La Química» por la evidencia de industrias químicas, lo que hoy es precidido por el obelisco de la Plaza Europa.

El Puente del Ferrocarril fue necesario construirlo para hacer llegar el tren que venía de Navarra hasta la extinta estación del Norte en el Arrabal, hoy Centro Cívico y cultural.

El Puente de Piedra de Zaragoza

El Puente de Piedra de Zaragoza

Dicen que Zaragoza es la capital del Ebro, con razón la ciudad más grande de todas a las que el río baña con sus aguas. En la antigüedad el río sufrió inumerables crecidas, y, desde luego, no existían los pantanos de hoy, pantanos que controlan el caudal del agua.  En cualquier caso, una ciudad que crece y se expande alrededor de un río como avenida principal necesita puentes.

Hoy, siglo XXI, Zaragoza tiene 13 puentes. Y de ellos el más antiguo es el Puente de Piedra.

El Puente de Piedra comenzó a construirse en 1401 y no fue hasta después de 40 años cuando acabó su construcción.

Algunos números del Puente de Piedra

Tiene 7 arcos que soportan su peso y el de la columna de agua del río, aunque uno de ellos quedó integrado en el Paseo Echegaray en una de las inumerables veces que se ha restaurado.

Las crecidas del Ebro hoy en día son increíbles. Imaginen cómo debió ser en 1643 cuando el Ebro se llevó un par de arcos, los centrales. Entonces Felipe de Busignac reparó el Puente de Piedra y modificó los «espolones» y «tajamares». (aquí es cuando necesitamos ayuda de un arquitecto y nos cuente que significan esas palabras en Arquitectura. Ponte en Contacto) Bueno, pues Felipe reforzó los arcos con torrecillas de estilo medieval, torrecillas como vemos hoy en día que son suficientemente anchas.

Como curiosidad, unos Leones presiden la entrada y salida del Puente de Piedra. Estos leones tienen el sello del escultor Francisco Rallo, desde 1991. Nosotros, los aragoneses, de tanto verlos nos parecen unos simples gaticos, pero fíjense cómo los chinos, que hoy en Zaragoza son multitud, hacen fotos a los leones del Puente de Piedra.

Ruta Medieval en Aragón

Ruta Medieval en Aragón

El patrimonio turístico cultural de Aragón es inmenso, y de alguna manera, poco accesible. (Post en construcción)

Un retrato rápido de la Industria en Aragón

Un retrato rápido de la Industria en Aragón

Aragón es una de las comunidades autónomas de España más industrializadas. Grandes multinacionales han encontrado en Aragón un espacio propicio para sus actividades y comercialización de sus productos.

Alborge, pueblo de la Comarca Ribera Baja del Ebro

Alborge, pueblo de la Comarca Ribera Baja del Ebro

Alborge es un pueblo muy pequeño, que además es municipio en sí mismo, perteneciente a la Comarca de la Ribera Baja del Ebro, en la provincia de Zaragoza, Comunidad Autónoma de Aragón, España. Esas son todas las demarcaciones del pueblo, relativamente cerca de Zaragoza, a sólo 62 kilómetros.

Un pueblo de alrededor de 100 habitantes es, por definición, un pueblo en vías de extinción como muchos pueblos de Aragón, lo que viene llamándose la España vacía. Casi 5 kilómetros cuadrados es el tamaño municipal de Alborge, colinda con la margen izquierda del río Ebro.

Entre las curiosidades de este pueblo, en el siglo XII se levantó un Castillo que siglos después está prácticamente desaparecido como muchos otros, la gente en los pueblos con el tiempo fueron quitando piedras a los castillos para ponerlas en sus casas. Si conoces sobre este castillo ponte en contacto y explícale a la cámara.

Como todos los pueblos en España, tiene una iglesia del siglo XVII de nombre San Lorenzo. Si conoces más ponte en contacto y explícale a la cámara.

Tiene un Nevero, agujero en tierra para almacenar hielo y nieve, mucho antes de que se inventaran los refrigeradores. Interesante desde luego para conocer cómo se vivía antes.

Existe en Aragón sobretodo y en otras partes de España como Soria, unos pequeños pilares vistosos llamados cruz de término o cruz de humilladero, que son algo así como un mojón de camino, colocado antiguamente a la entrada de las ciudades o villas, como muestra de piedad por parte del pueblo y para su fomento entre los viajantes. Pero en Aragón todo tiene su propio nombre y los aragoneses llaman a esto: Peirón. Los peirones acaban generalmente con una cruz, y tienen algún que otro adorno en azulejo.

En Alborge hay varios «peirones»:

Peirón de San Antón, en la plaza del mismo nombre;
Peirón de San Isidro, en la antigua salida hacia Sástago;
Peirón de San José, en la bajada a la antigua barca de Alforque;
Peirón de San Roque, en el cruce del viejo camino a la barca de Sástago;
Peirón de la Virgen de Montler, dentro del parterre cercano a la antigua salida hacia Sástago;
Peirón de la Virgen del Pilar, junto a la salida de la carretera vieja a Alforque.

El Mirador de las Tres Aguas nos ofrece una panorámica del río Ebro con el azud del molino en la distancia.

Las fiestas patronales de Alborge se deben a San Lorenzo Mártir durante el mes de Agosto, buena época para hacer una visita a este pueblo.